¿Cuál es el origen de la imagen de Jesús?

No importa qué religión uno practique, o incluso si uno no practica ninguna en absoluto, todos reconocemos la representación actual del ícono cristiano por antonomasia: Jesús.

La cuestión es que es interesante preguntarse, ¿cómo surgió esta imagen? ¿Es que acaso está basada en descripciones de la Biblia u otras fuentes? ¿O algún cuadro tal vez?

La realidad es que no, la imagen del Jesús actual es una re interpretación de otras obras de origen griego. Quise investigar un poco para poder seguir el origen de esta imagen y entender dónde es que surge.

Un poco de contexto

Primero, es importante mínimamente hacer hincapié en la condición de Jesus cuando éste aún vivía: era un auténtico Don Nadie. Era un tipo que había alcanzado cierta fama como predicador en su lugar de nacimiento y áreas cercanas, pero a grandes rasgos realmente no era muy conocido. Había muchos predicadores como él por aquél entonces. No era por lo tanto, alguien en quien un historiador o artista de aquella época pudiera fijarse. Sin dudas realmente existió, pues existen menciones vagas y “muy al pasar” de Jesús en fuentes judías, romanas y árabes de la época.

Con este contexto establecido viene lo segundo importante: la primer referencia escrita sobre Jesús aparece recién 20 años después de su muerte, hacia el año 50 de esta era. Y las principales fuentes de información que hoy en día tenemos sobre él (los Evangelios de Marcos, Mateo, Lucas y Juan) fueron escritos luego del año 75 (Jesús murió alrededor del año 30). Estamos hablando entonces de que toda referencia escrita a Jesús surge prácticamente con casi 50 años de diferencia. Y lo importante de todas estas referencias es que ninguna realmente habla sobre el aspecto físico de Jesús.

Las primeras representaciones

Sobre la base de este contexto ¿cómo es que el Cristianismo llegó a adoptar la imagen actual de Jesús? En un principio, el Cristianismo era una religión perseguida por los romanos. Con lo cual, los primeros practicantes de esta religión debían hacerlo a escondidas y por esa razón las primeras representaciones de Jesús eran más bien simbólicas y no tanto ilustrativas.

En las catacumbas cristianas, por lo tanto, solían hacerse inscripciones con las iniciales en griego de Jesús, dibujaban el lábaro o solían simplemente usarse las letras griegas A (alfa) y  Ω (omega) como simbolismo del principio y el fin (en alusión a Jesús). También solían usar otros símbolos como el del pez, el del cordero de Dios o incluso lo representaban como el Buen Pastor, que es un símbolo tomado de la cultura griega (conocido como “moscóforo“) y que tenía en aquel entonces más de cinco siglos de antigüedad.

 

De izquierda a derecha: El Pez, el Cordero de Dios, Moscóforo y el Buen Pastor (moscóforo tomado por el Cristianismo). Este último data del siglo III.

De izquierda a derecha: El Pez, el Cordero de Dios, Moscóforo y el Buen Pastor (moscóforo tomado por el Cristianismo). Este último data del siglo III.

 

A partir de este hecho (el uso del moscóforo) es que podemos empezar a dilucidar como es que fue surgiendo la imagen actual de Jesús (el tipo con barba y de pelo largo), sin embargo, no es esta la primera ilustración que existe.

La primera representación visual o artística que tenemos surgió de una manera un tanto peculiar: consiste en un grafito realizado en una pared de Roma (llamado Grafito de Alexámenos) y es ni más ni menos que obra de un soldado romano gastándole una broma a un compañero de armas.

A la izquierda se ve el grafito original y a la derecha la versión "limpia" solo con el trazado original.

A la izquierda se ve el grafito original y a la derecha la versión “limpia” solo con el trazado original. El dibujo es de finales del siglo I, entre el año 85 y 95.

 

La imagen en cuestión lleva una leyenda (en griego) que significa «Alexámenos adora a [su] dios» y muestra a un hombre adorando a un asno crucificado. El grafito le pega sin asco a los judíos y los cristianos por igual, a los primeros por el uso del asno (las fuentes así lo mencionan, pero no explican por qué) y a los cristianos por la cruz; y tiene que ver con la idiosincracia romana de aquella época, en la que la idea de un dios crucificado no solo es despreciable sino también absurda.

La siguiente representación de la que se tiene constancia es del siglo III y muestra a Jesús arriba de un carro de guerra.

Jesús como el dios Helios

Jesús como el dios Sol

 

La realidad es que el autor de esta obra no hizo más que re-interpretar al dios griego Helios, asignándole a Jesús (ahora Cristo) el rol del dios Sol. De hecho, si no fuera porque esta obra está hecha debajo de la basílica de San Pedro (en las grutas vaticanas) cualquiera podría confundir a este Jesús con Helios.

La aparición de la barba es algo más tardía, siendo ésta una de las primeras imágenes de las cuales se tiene registro de un Jesús con barba:

Jesús con barba

Una de las primeras representaciones de Jesus con barba, data de finales del siglo IV

 

La cuestión de la barba de Jesús es, al menos, polémica. No hay ninguna evidencia en absoluto de que el verdadero Jesús llevara barba alguna. Simplemente se asume eso porque “es una costumbre judía”. Algunos autores creen que este hecho tiene más que ver con una clara intención de querer acercar posturas entre las religiones ya existentes de la época y el Cristianismo. Zeus tenía barba y por lo tanto representar a Jesús con barba ayudaba a acercar ambas religiones. Hay que tener en cuenta que para el siglo IV el cristianismo ya era una religión con mucha tracción entre el pueblo de Roma y había dejado de ser estigmatizada y perseguida. Por lo tanto, lo que otrora fuera arte simbólico y “oculto” dentro de las catacumbas ahora era una cuestión pública y surgía la necesidad de encontrar mejores figuras para adorar. Es a partir de esta imagen que luego, por simple tradición, se comienza a aceptar que Jesús tenía pelo largo y barba, aunque no hubiera evidencia escrita de ello en absoluto.

Las representaciones gráficas a partir de este momento son todas bastante similares. Según la zona en la que se haya hecho el retrato, el artista solía agregar más o menos rasgos, como ojos rasgados, distintos tonos de piel, etc.

Aquí se ilustra en los ojos la idea de un Jesus con dos miradas distintas: la de un hombre misericordioso y la de un juez implacable. La imagen es del siglo VI. A partir de este momento todas las representaciones de Jesús serían similares.

Este retrato es del siglo VI. A partir de este momento todas las representaciones de Jesús serían similares.

Pero… y el Santo Sudario?

Decidí dejar esto para lo último porque la cultura popular suele conocer el Santo Sudario de Turín como una impresión en negativo del rostro de Jesús.

Santo Sudario de Turín

La entrada en Wikipedia es bastante explicativa, pero a grandes rasgos y resumiendo: es una farsa. La iglesia misma mandó a datarlo con una prueba de Carbono 14 (que es una técnica que permite datar fósiles y otros objetos con cierta precisión) y los estudios concluyeron que su origen es de alrededor del año 1300. La iglesia sin embargo, lo sigue considerando una reliquia no por lo que es sino “por lo que representa”.

Asi que, en definitiva, se podría decir que la imagen del Jesus rubiecito de ojos claros que parece salido de un casting de Cris Morena es BASTANTE distinta del verdadero Jesús rockero que salía a predicar en contra del sistema :D

Jesús luego de pasar por el casting de Cris Morena

Fuentes: