singularity580

Explosión de Inteligencia

La inteligencia es un arma evolutiva muy poderosa. Fue apenas un pequeñísimo incremento en nuestra habilidad para resolver problemas y en la capacidad de movernos coordinadamente en grupo la ventaja que nos hizo hacer morder el polvo a las demás especies de primates. Más aún, la inteligencia no es un atributo de los humanos, sino que cualquier entidad (incluso colectiva) puede tener cierta dosis de inteligencia para garantizar su propia existencia.

Sobre esta premisa básica es que surge un concepto poético y aterrador a la vez: la explosión de inteligencia.

El concepto es muy sencillo:

Let an ultra-intelligent machine be defined as a machine that can far surpass all the intellectual activities of any man however clever. Since the design of machines is one of these intellectual activities, an ultra-intelligent machine could design even better machines; there would then unquestionably be an “intelligence explosion,” and the intelligence of man would be left far behind. Thus the first ultra-intelligent machine is the last invention that man need ever make.

Que traducido libremente quedaría como:

Sea una máquina ultra-inteligente definida como una máquina que puede superar todas las actividades intelectuales de cualquier ser humano y, siendo el diseño de máquinas una de esas actividades intelectuales, aquella podrá diseñar incluso mejores máquinas; entonces indudablemente habrá una “explosión de inteligencia” y la inteligencia del hombre será dejada atrás. De esta forma, la primera máquina ultra-inteligente es la última invención que el hombre necesitará construir.

Una “explosión de inteligencia” es un escenario teórico en el que una entidad inteligente analiza los procesos que producen su propia inteligencia, los mejora, y luego crea a su sucesor; el cual hará lo mismo. Este proceso se repite retroalimentándose constantemente, siendo cada entidad inteligente más inteligente que la anterior. Hasta que se alcance un límite, el cual de todos modos será increíblemente mayor que el del intelecto humano.

El momento en el que esto ocurra, es el momento que algunos decidieron llamar como “Singularidad Tecnológica“. Y es una teoría que inquieta mucho a muchas personas.

Parece ciencia ficción, pero científicos muy renombrados como Stephen Hawking (entre otros) llevan bastante tiempo avisando: si seguimos jodiendo con esto de crear inteligencia artificial, nos va a ir mal. A menos que podamos integrarla en nuetros cuerpos biológicos antes de que sea demasiado tarde, claro :D

Lo que hace mucho más interesante a este concepto teórico sin embargo es que algunas fuentes se arriesgan a afirmar que este evento tiene que ocurrir dentro de los próximos 100 años. Los motivos tienen que ver con el hecho de que en los últimos 200 años se han producido más avances tecnológicos que en los previos 20 mil, con lo cual dada la naturaleza exponencial de los avances, sobran razones para creer que algo de todo esto debería ocurrir pronto.

Fuentes:

MENDOZA-1

Una breve anécdota de San Martín

Manuel Olazábal, militar y contemporáneo del general José de San Martín, bajo el cual estuvo a cargo, escribió en sus memorias una anécdota acerca de San Martín y su gusto por el vino Mendocino, aparentemente delicioso ya por aquel entonces.

“En el momento en que entré, me preguntó: –¿A que no adivina usted lo que estoy haciendo? Hoy tendré a la mesa a Mosquera, Arcos y a usted, y a los postres pediré estas botellas y usted verá lo que somos los americanos, que en todo damos preferencia al extranjero. A estas botellas de vino de Málaga, les he puesto ‘de Mendoza’, y a las de aquí, ‘de Málaga’. Efectivamente, después de la comida, San Martín pidió los vinos diciendo: –Vamos a ver si están ustedes conformes conmigo sobre la supremacía de mi Mendocino. Se sirvió primero el de Málaga con el rótulo ‘Mendoza’. Los convidados dijeron, a lo más, que era un rico vino pero que le faltaba fragancia. Enseguida, se llenaron nuevas copas con el del letrero ‘Málaga’, pero que era de Mendoza. Al momento prorrumpieron los dos diciendo: –¡Oh!, hay una inmensa diferencia, esto es exquisito, no hay punto de comparación… El general soltó la risa y les lanzó: –Caballeros, ustedes de vinos no entienden un diablo, y se dejan alucinar por rótulos extranjeros, y enseguida les contó la trampa que había hecho”

espacio-universo-fondo-para-twitter copy

El destino final del Universo

Imaginate un globo desinflado sobre el que escribís con un marcador. En un lugar dibujás el punto A (un circulo bien redondo) y en otro (no muy lejos) el punto B. Luego comenzás a inflar el globo. A medida que lo inflás, los puntos A y B se van separando. Más aún, los puntos parecen ir “aclarándose” a medida que inflás el globo debido a que las pequeñas partículas de tinta que los componen están cada vez más separadas entre sí. Hasta que llega un momento, instantes antes de que el globo explote, que los puntos tendrán la distancia máxima posible antes de desaparecer. Y luego… BANG! A la mierda el globo, los dos puntos y la puta que lo parió.

El globo representa al universo, los puntos son dos partículas cualquiera (dos galaxias, dos planetas, dos personas), el globo inflándose es el estado actual del universo.

Partiendo de la historia del origen del dulce de leche llegué hasta este artículo donde se describen los últimos instantes antes del fin del universo. La teoría del “Gran Desgarramiento” o Big Rip (como la antítesis del Big Bang) trata de predecir cómo van a ser los segundos finales del espacio-tiempo.

Lo triste del asunto es que no se salva nada. Nada. Ni la más bella obra de arte ni la más sublime pieza musical van a dejar ni siquiera una mínima traza de su existencia en el final de los tiempos.

Existen otras teorías para predecir el final del todo, pero el Big Rip es la que de momento tiene más tracción entre los físicos.